En la semana previa al partido del sábado contra los Eagles, Jerry Jones pareció expresar un poco esa frustración.