Los balones sueltos han sido un gran problema para Ezekiel Elliott, quien no solo se disculpó con sus compañeros de equipo, sino que prometió corregir sus errores.