Ezekiel Elliott dijo que no fue divertido ver el juego de la semana pasada desde la banca, aunque le gustó ver el gran juego de Tony Pollard.