Los Cowboys tenían un plan claro en la selección de jugadores defensivos, especialmente en la secundaria. Querían tamaño y longitud, y nadie tiene más de ambos que Nahshon Wright de Oregon State.