Al crecer en Texas, James Washington siempre quiso jugar para los Cowboys. Su deseo se hizo realidad y ahora tiene la oportunidad de ganar tiempo de juego en un renovado grupo de receptores abiertos.