La llamada telefónica de KaVontae Turpin con el propietario/gerente general Jerry Jones fue algo muy diferente de lo que él anticipó. Fue solo la pieza final de su largo y tortuoso camino hacia la NFL.