Los Cowboys planean que Lirim Hajrullahu, a quien ya vieron en acción el año pasado dentro y fuera del equipo, dispute la posición de pateador con el méxico-americano Jonathan Garibay, que llegará al campamento como favorito.