Con el tope salarial de 2024 ya establecido, los Cowboys pueden hacer cálculos sobre cómo liberar espacio para retener la mayor cantidad posible de su talento actual, y tal vez agregar algunas caras nuevas.