Después de ganar la NFC Este y el segundo sembrado, los Cowboys parecían listos para una emocionante carrera en los playoffs. En cambio, una vez más se quedaron cortos, perdiendo ante los Packers, 48-32.