Los problemas de los Cowboys continúan, pero Stephen Jones y la organización están comprometidos a mantener el rumbo.