Podría decirse que los dos jugadores de Cowboys más intrigantes son los dos que menos conocemos.