Terence Steele sufrió una lesión devastadora contra los Texans, una que lo mantendrá fuera del campo hasta la temporada 2023, lo que le costó a los Cowboys uno de sus mejores jugadores en el proceso.