Entre pérdidas de balón, castigos y mal juego por parte de equipos especiales, los Cowboys se vieron derrotados 38-31 ante los Seattle Seahawks.