Los Dallas Cowboys reforzaron la posición de apoyador tras reclutar a Marist Liufau procedente de Notre Dame, dándole a Mike Zimmer un arma nueva.