Cowboys optaron por resolver el problema de profundidad en la posición de ala defensiva reclutando a Marshawn Kneeland como su selección de segunda ronda.