Ala cerrada fue una posición bastante cotizada en la segunda ronda del draft, y los Cowboys no se quedaron atrás tras seleccionar a Luke Schoonmaker.