Los Cowboys tenían que tomar una decisión sobre Ronald Jones, luego de su suspensión de dos juegos, y  optaron por liberarlo luego de la victoria contra los Jets.