La defensa de los Cowboys sufre otro golpe tras Robert Quinn aceptar un acuerdo con los Chicago Bears.