Los Cowboys han estado sin sus apresuradores preferidos durante gran parte de la temporada, pero recuperarlos en diciembre podría llevar su defensa a un nuevo nivel.