El quarterback de los Cowboys está motivado para enseñarle al mundo en el juego inaugural de temporada que no tiene ya ninguna limitación a consecuencia de la lesión de tobillo que sufrió el año pasado o las molestias en hombro que impidieron entrenara por un mes