Los Cowboys cancelaron la práctica y las entrevistas con los medios el martes debido a una emergencia médica que involucró a un miembro del personal.