Si los juegos de pretemporada fueran una verdadera indicación de qué esperar, entonces Donovan Wilson podría dirigirse a grandes cosas.