Los Cowboys jugaron sus primeros dos partidos de la temporada en casa, aunque en realidad los jugadores sintieron como que estaban en su estadio, por la gran cantidad de fans que los acompañan por todo el país