Micah Parsons fue sincero sobre la capacidad de su defensa no solo para presionar al pasador, sino también para detener la carrera, después de limitar a Breece Hall y Dalvin Cook a solo 16 yardas.​