Después de la temporada pasada, parecía poco probable que Micah Parsons pudiera sorprender aún más con su habilidad atlética. Pero se las arregló para hacer eso, lanzando jonrones de 400 pies durante el Home Run Derby en Frisco.