Micah Parsons se convirtió en el primer jugador defensivo en la historia de los Cowboys en ganar All-Pro en cada una de sus dos primeras temporadas, uniéndose a otro jugador familiar en la lista.