El quarterback de los Cowboys enfrenta un año después y en la misma quinta jornada a los New York Giants, el equipo ante el que se lastimó, aunque ahora viviendo uno de sus mejores momentos en la NFL