Si este fuera otro verano en la historia de los Dallas Cowboys, un centro novato como Tyler Biadasz se estaría preparando para golpear cabezas con los veteranos y aprender sobre la vida de los profesionales.