Ratifican su campeonato divisional con el contundente triunfo sobre Washington y un golpe de autoridad en las tres fases del juego, que incluyó touchdowns de la ofensiva, defensiva y equipos especiales.