Hunter Niswander apareció de la nada a mitad de la temporada 2020, pero el pateador no muy conocido fue una gran adición a los equipos especiales de los Cowboys.