En un día que ocurre sólo una vez cada cuatro años, Dak Prescott dio la bienvenida al nacimiento de su hija, y el mariscal de campo de los Dallas Cowboys detalló cómo eso lo ha cambiado.