En su primer año como entrenador en jefe de los Cowboys, McCarthy no está pasando sus días analizando el futuro a largo plazo de Dak Prescott. Está demasiado ocupado lidiando con otros problemas durante esta temporada baja.