Los Cowboys pierden dos titulares más de su defensa tras Maliek Collins y Jeff Heath unirse a los Raiders.