El apoyador de segundo año ha sido suspendido dos juegos por la NFL por violar la política de sustancias para mejorar el rendimiento.