Las habilidades de Ezekiel Elliott y Tony Pollard pueden complementarse a la perfección. La planeación ofensiva del 2022 debe incluir la manera de aprovecharlos al máximo.