Los Cowboys retuvieron una de las piezas más grandes de su rompecabezas de agencia libre, al aceptar los términos de un contrato de 2 años para Jayron Kearse.