Cuando Cooper Rush y la ofensiva tuvieron problemas en la victoria ante Minnesota, fue la defensa de los Cowboys, liderada por Parsons, la que mantuvo al equipo en el partido.