Los Cowboys jugarán nueve partidos fuera de casa, incluidos viajes a Miami y Buffalo.