Leighton Vander Esch no necesariamente necesitaba hablar sobre su frustración o su determinación, ambas se podían escuchar fácilmente en su voz.