Debido a las lesiones, los cuatro mejores esquineros de los Cowboys no han jugado juntos en toda la temporada. ¿Esta semana? Ya veremos, pero el grupo parece acercarse cada vez más a su fuerza máxima.