Una temporada que ya se había visto obstaculizada por una lesión, podría oficialmente haber terminado para Michael Gallup, según el propietario/gerente general de los Cowboys, Jerry Jones.