Jerry Jones es conocido por su optimismo interminable, pero después de la gran victoria de los Cowboys contra los Vikings, tiene todas las razones para pensar que pueden competir por un Super Bowl.