Por primera vez en más de dos meses, la NFL está permitiendo que los equipos vuelvan a reabrir sus puertas.