Dos semanas después de separarse de los Cowboys, Jason Garrett se ha convertido en rival de división.