Los Cowboys se enfrentan nuevamente a posibles problemas de profundidad en la posición de esquinero, esta vez en una corta semana de Acción de Gracias, luego de la lesión de Anthony Brown contra los Vikings.