Los Cowboys reforzaron aún más su defensa durante la temporada baja y Johnathan Hankins la describe como una defensa aterradora para los equipos ofensivos.