Dado el dinero invertido en los titulares, se esperaba que el mantener la profundidad en la línea ofensiva sería un desafío para los Cowboys.