Siendo realistas, los receptores de los Cowboys probablemente nunca iban a estar a la altura de las expectativas.