Simi Fehoko parece sobresalir un poco más que una típica selección de sexta ronda, por múltiples razones.