Brown pasó siete años como entrenador asistente de los Cowboys, guiando a DeMarco Murray y Ezekiel Elliott a sus mejores temporadas profesionales.